Política Sugerida de Propinas

El objetivo de este documento es poner a disposición una política de reparto de propinas que ponga por delante aspectos de solidaridad y equidad para el reparto de las propinas en cada una de las tiendas donde trabajamos. 

Recordemos que la habilitación del sistema de propinas electrónicas que tenemos actualmente fue una conquista que como trabajadores organizados en nuestro sindicato logramos en el 2019 luego de varias acciones que obligaron a la empresa a modificar su postura en torno a este tema.

Actualmente las propinas representan para muchas  y muchos  de ustedes, cerca de un 20% de sus ingresos mensuales, pero con el pasar del tiempo hemos notado que algunas han mantenido políticas de discriminación en torno a elementos que estan fuera del control de los propios trabajadores y que en muchas ocasiones son temas impuestos por la empresa, por lo cual queremos poner a disposición de todas y todos los trabajadores de la empresa, sindicalizados y no sindicalizados, las siguientes base para un reparto más equitativo de estos dineros.

1.- Todo trabajador/a, independientemente de su situación contractual tiene derecho a recibir propina (esto excluye a gerentes y asistentes de gerente): Actualmente la empresa ha extendido los contratos a plazo hasta 6 meses, como trabajadores consideramos que limitar la entrega de propinas al tipo de contrato que existe es un acto discriminatorio ya que no es potestad del propio trabajador el pasar o no a contrato indefinido.

2.- La certificación de barista no puede ser un impedimento para recibir propinas: La certificación para un trabajador es un momento importante ya que se entiende que de ahí en más está “capacitado” para poder desempeñar correctamente sus funciones, pero recordemos que la certificación es un proceso interno de la compañía y, al igual que el contrato, no depende de la voluntad del trabajador, por lo que sugerimos que estar o no certificado no debe ser una limitación para la recepción de las propinas. 

3.- Las amonestaciones, cualquiera sea su naturaleza, no inhabilitan el recibir propinas: sabemos que algunas tiendas castigan las amonestaciones con días o incluso un porcentaje de la propina. Este tipo de prácticas sugerimos que sean modificadas ya que el cálculo efectivo de la propina es según las horas realmente trabajadas, por lo cual los atrasos ya son descontados en la suma semanal, quincenal o mensual, que se hagan al momento de repartir las propinas. Además, las amonestaciones son una facultad disciplinadora de la empresa que no puede replicarse entre los trabajadores. Durante todos nuestros años conocemos cientos de casos donde los equipos gerenciales no son imparciales al momento de aplicar este tipo de sanciones (que tampoco se toman la molestia de entender porque ocurren ciertas situaciones) y por lo tanto queda sujeto a una total arbitrariedad.

4.- La propina debe reflejar las horas efectivamente trabajadas, esto incluye las horas extras: Las propinas se distribuyen según los turnos y horas que cada uno trabaja. Estas pueden ser liquidadas incluso diariamente, por lo que discriminar sobre horas regulares o extras nos parece que puede ser particularmente perjudicial para baristas que muchas veces deben hacer otras extras para aumentar un poco sus ingresos o cubrir la falta de personal que hay en muchos locales. Siempre y cuando estas horas extras no sean producto de favores con quienes las autorizan.

5.- Los trabajadores que asistan a cubrir turnos a otras tiendas no pueden dejar de percibir la propina de la tienda donde efectivamente trabajaron. Muchos trabajadores deben moverse a tiendas donde no tenían asignados turnos para cubrir faltas de personas en locales cercanos, esta asistencia es discrecional de la administración y no una voluntad del trabajador, por lo cual debe ser considerado a la tienda donde fue transferido provisoriamente por la cantidad de horas que desempeñó.

Por último volver a poner sobre la mesa de que esto es solo una base de sugerencias que cada local deberá tomar o no en cuenta, pero si es necesario repetir que el cómo se distribuyen las propinas le compete a cada equipo, lo que sí es relevante que estos acuerdos sean votados por la mayoría de quienes las reciben (baristas y supervisores), que sea una votación informada y ojala cuente con algún tipo de respaldo escrito del acuerdo, sin presiones de personas externas a quienes las reciben.

Si un grupo de trabajadores, por pequeño que sea, se encuentra disconforme con la forma de repartir las propinas y en un plazo no menor a 6 meses desde que se adoptó el último acuerdo, tiene derecho a pedir que se reorganice y que se modifique el procedimiento o que se revalide el que existe.

muchas gracias por afiliarte

Ya formas parte del sindicato, nos comunicaremos en breve contigo. Te recomendamos seguir las RRSS del sindicato y descargar Telegram (aplicación de mensajería),  herramienta de comunicación de la organización.