Resoluciones 1er Encuentro Internacional de trabajadores de la comida rápida

Desde el sindicato de trabajadores de Starbucks nos pusimos a disposición de organizar una jornada de discusión y reflexión sobre el estado de la clase trabajadora en sectores precarizados como comida rápida y otros. 

El país viene cursando una crisis económica postpandemia que afecta a las familias más pobres las cuales vienen pagando los costos de una crisis que no provocaron, obligadas para que las grandes empresas y los millonarios de siempre puedan sostener sus ganancias.

Quisimos poner en el centro del debate el problema salarial, expresando nuestro rechazo al actual acuerdo entre el Gobierno de Gabriel Boric, la Central Unitaria de Trabajadores y las cámaras empresariales. Esos $400.000 que se negociaron están muy lejos de nuestras expectativas y por eso decimos que nos faltan $250mil! para recién llegar a fin de mes. 

Por eso venimos diciendo desde marzo que en Chile hace falta un salario mínimo de $650mil pesos para poder satisfacer nuestras necesidades más básicas. Pero Chile y el mundo se han visto envueltos en un alza constante de la inflación por lo cual exigimos que estos montos sean actualizados según la inflación para que la crisis no la paguemos las y los trabajadores.

El alza en los costos de los productos básicos ha obligado a miles de familias a rebajar la calidad de lo que se consume e incluso a directamente de dejar de comprar ciertos alimentos, esto está poniendo en peligro la seguridad alimentaria de los más pobres y necesitados, por lo cual solidarizamos con todas las expresiones de bronca contra esta situación, durante nuestra jornada contamos con la participación de compañeras y compañeros pobladores que ya vienen manifestándose contra las alzas, compartimos su enojo, nos solidarizamos y apostamos a que esto pueda transformarse en organización y coordinación que nos permita poner sobre la mesa nuestras demandas y resolverlas.

Además, consideramos que es una necesidad de primer orden apoyar la movilización que trabajadores y comunidades mapuche están llevando en el sur del país, que a través de la ocupación productiva en el fundo de Huite, es un ejemplo activo de cómo la clase trabajadora junto a las comunidades mapuche pueden poner la producción, de un elemento tan básico como la leche, al servicio de las familias y no de las ganancias de empresas que al primer problema escapan sin importarle dejar a más de 300 familias sin sustento.

Tampoco dejamos de lado ni nos olvidamos de los presos y perseguidos políticos de la revuelta del 2019, por eso junto a la familia de Nicolas Piña, decimos: ¡Libertad a los presos por luchar! 

Otro tema relevante fue expuesto por nuestras compañeras de la comisión de mujeres y disidencias quienes en su constante trabajo de visibilización de las problemáticas específicas de estos sectores, dejaron claro que el acoso sexual y laboral no puede ni debe ser naturalizado, por lo que parte de este encuentro propiciar la extensión de este tipo de ejemplo a otros sectores, buscando construir protocolos contra el acoso que parta de las mismas trabajadoras organizadas y tolerancia cero a estas prácticas.

Por último agradecemos la presencia de trabajadores de varias partes del mundo que viajaron para encontrarnos en este evento, agradecemos las palabras de las y los trabajadores de EEUU, Brasil, Colombia y Argentina con quienes compartimos los mismos padecimientos pero también la mismas potencialidades, en un mundo cruzado por la guerra y el resurgimiento del nacionalismo, la solidaridad internacional de las y los trabajadores debe ser un principio básico, por lo mismo repetimos chilena o extranjera, la misma clase obrera.

 

A continuación dejamos las principales resoluciones del encuentro:

1.- En el marco de la lucha por el salario, contra la inflación y el alza de los costos, convocar a una manifestación para el 9 de noviembre, dicha convocatoria deberá ser trabajada por las distintas organizaciones que participaron, pudiendo extenderla a otras y apostando a generar una coordinación para dicho propósito.

2.- Que podamos levantar una campaña nacional en la lucha por el salario de $650 mil en distintos sectores, sobre todo en los más precarizados, sumando además las luchas contra las alzas y los efectos de la inflación en las familias trabajadoras. Para esto el sindicato Starbucks se compromete a poner a disposición de dicha campaña los medios materiales para su realización, pero también es necesario volver esta demanda una exigencia hacia la CUT y las principales organizaciones sindicales del país, para generar un plan de movilizaciones que permita avanzar sobre esta demanda.

3.- En el marco de la enorme campaña de prácticas antisindicales que están sufriendo los trabajadores de Starbucks de EEUU, convocar a una manifestación en solidaridad con ellos para el 17 de noviembre en lugar por confirmar.

4.- Es necesario impulsar comisiones de mujeres y disidencias en los lugares de trabajo, para relevar el rol de este sector en la lucha y conquistas de nuestras demandas y facilitar los espacios de organización propio para estos objetivos.

muchas gracias por afiliarte

Ya formas parte del sindicato, nos comunicaremos en breve contigo. Te recomendamos seguir las RRSS del sindicato y descargar Telegram (aplicación de mensajería),  herramienta de comunicación de la organización.